domingo, 16 de noviembre de 2014

Monasterio de Santa María de Helfta en Eisleben (Alemania)


El año pasado visitamos, en la memoria de santa Gertrudis, el nuevo monasterio de Santa María de Hefta, ligado al recuerdo de la santa, y que ha renacido en lo que se conoce en Alemania como la Diáspora, es decir, territorios de la antigua República Democrática alemana, en los que el comunismo casi consiguió borrar toda huella del cristianismo.

Este año visitamos el mismo lugar, a través de un reportaje que combina escenas de un oficio litúrgico de la comunidad de monjas cistercienses, con imágenes del proceso de restauración del Monasterio.

1 comentario:

  1. Los Monasterios son un signo de Dios.Hay muchos abandonados en Europa.Tratar de enviar aunque sea familias piadosas,laicos que quieran salvar estos lugares espirituales.Abelcastroiglesias

    ResponderEliminar