sábado, 30 de agosto de 2014

San Pablo en Corinto


Después de predicar en  Atenas, Pablo viajó solo hacia el oeste, a Corinto.  Allí se puso en contacto con Aquila y Priscila, judíos que habían llegado hacía poco de Italia, después del decreto del emperador Claudio que expulsaba de Roma a todos los judíos. Como también eran fabricantes de tiendas, Pablo se alojó con ellos y trabajó en su oficio.  Muy probablemente el apóstol llegó a Corinto a comienzos del 51 d.C.; permaneció allí más de un año y 6 meses (Hch. 18:11, 18).  Al comienzo trabajó con los judíos en la sinagoga, como era su práctica al entrar en una ciudad nueva.  Sin embargo, una vez más, cuando la mayoría de los judíos se opuso y lo injurió, se apartó de ellos y comenzó a trabajar en forma directa por los gentiles. Como ya no podía predicar en la sinagoga, realizó sus reuniones en una casa contigua cuyo dueño adoraba a
Dios.  El evangelio produjo mucho fruto en esa ciudad, y entre los conversos estaba el dirigente de la sinagoga.  Entretanto, Silas y Timoteo llegaron con las animadoras noticias de la fidelidad de los tesalonicenses (Hch. 18:5; 1 Ts. 3:6).  Estas buenas nuevas inspiraron a Pablo a escribir su 1ª epístola a los Tesalonicenses, probablemente en el 51 d.C.  Es la la epístola que se ha conservado.  Más tarde, tal vez a fines del mismo año o a comienzos del año siguiente (52 d.C.), escribió la Segunda Carta a los Tesalonicenses.


Por fin, la persecución activa que había sido tan pronta en otras ciudades, comenzó también a amenazarles en Corinto.  Sus enemigos judíos lo acusaron ante Galión, el procónsul de Acaya, de enseñar una religión no legalmente reconocida por Roma.  Sin embargo, Galión echó a los acusadores, rehusando inmiscuirse en un caso que él consideraba una disputa sobre la ley judía y no la ley romana. Al ver esto, la turba tomó al principal de la sinagoga y lo golpeó ante Galión.

Después de un período no definido de tiempo, durante el cual parece que predicó sin oposición activa, Pablo se embarcó hacia Siria, acompañado por Aquila y Priscila (Hch. 18:18).  Se detuvo brevemente en Efeso y predicó en la sinagoga.  Su mensaje fue recibido con alegría por los oyentes, quienes tal vez fueran tanto gentiles como judíos, y lo invitaron a quedarse más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario