sábado, 20 de septiembre de 2014

En Camino hacia Santiago. Iglesia de San Pedro de Mañeru


Seguimos nuestro itinerario hacia Santiago. Después de Puente la Reina, a una escasa hora de agradable caminar, se encuentra la villa de Mañeru. Entre su caserío destaca la Parroquia de San Pedro Apóstol. Se trata de un edificio neoclásico de finales del XVIII que sustituye al primitivo de los siglos XVI y XVII. Parte de dicho templo se aprovechó. Su original disposición se ha atribuido a Ventura Rodríguez imitando el Panteón de Roma.


Tiene planta de cruz latina con amplio crucero cubierto con una bóveda de media naranja con linterna. En el exterior la iglesia presenta muros de sillería y una pureza de volumen propia del Neoclásico, resaltándose los ábsides de los brazos del crucero y cabecera.


La portada principal tiene puerta adintelada. Por encima de ella hay una hornacina donde se aloja la figura de San Pedro sedente revestido de pontifical del siglo XVI. La torre se levanta a los pies y tiene dos cuerpos: el inferior es del siglo XVI, mientras que el cuerpo de campanas es barroco del siglo XVIII.


El Retablo Mayor fue realizado en 1930. Destaca entre las obras artísticas del templo unos relicarios traídos de Santa María de Nájera en 1606. Se encuentra también en la iglesia la talla de un Crucificado salido del taller de Bernabé Imberto, así como las de Santa Bárbara y la Virgen del Rosario. Destacan, así mismo, los retablos de la Virgen del Rosario y Santa Catalina de estilo romanista del siglo XVI realizados por Bernabé Imberto.


En el coro de la parroquia existe un órgano construido en el año 1892 por la firma Hnos. Roqués; es pequeño, con un solo teclado manual y un pedalero de 20 notas. Conserva características procedentes del órgano barroco ibérico, y al mismo tiempo presenta tímbricas procedentes del órgano romántico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario